Casi entrañable.

Para que ya no queme:

Demasiado ambicioso. Quizá por eso se derrumbó. No se perdió, ni se acabó, no lo agotamos, no lo robaron, no se expuso al descuido o al abandono. Sólo se derrumbó. Como una torre demasiado alta, como una apuesta demasiado pretenciosa.

Tal vez era demasiado grande. No pudimos con eso. Se nos salió de las manitas, nunca lo sabremos. Queda lo que uno infiere y un montonal de tazas de café en el proceso. Esa manera de sobrellevar tanta deducción.

Ojalá en otra vida cumplamos los pendientes. En otro tiempo, con otras ropas, otra mentalidad. O con otras personas. Cuando nos hagamos responsables de lo que provocamos y sentimos. También de los rastros que dejamos.

“Entrañable: adjetivo que refiere a aquél o aquello que resulta muy afectuoso o intimo, que es profundo”. Casi, pero al parecer no.

Ahora: desplantes y desdén a su imagen. Por mi bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s