Safe.

Me gusta ser valiente, pero a veces se le atribuye más a otros, las ganas se minifican y la indiferencia duele.

Me gusta ser valiente, aunque la presión de mi pecho dificulte mi respiración, y se vea en mis ojos que me falta el aire, que pido ayuda, que quiero llorar como una niña pequeña.

Me gusta ser valiente, y empiezo a dejarme querer, a seguir el juego, a rozar las manos (las repercusiones aparecen después).

Me gusta ser valiente pero luego me recuerdan todo el miedo que guardo. Una escena, dos palabras, las preguntas correctas, y así es menos llevadero.

Me gusta ser valiente, me gusta creer que seguimos una linea que lleva a algún sitio, me gusta pensar en el destino, en los encuentros, en las personas que son sólo para uno, pero sí, me gusta más sólo creermelo.

Me gusta ser valiente y dar por hecho que el tiempo es relativo a lo que nuestro corazón puede soportar (aunque por suerte siempre es más de lo que uno calcula).

Me gusta ser valiente y a veces sufrir y llorar y desesperarme y desear lo peor del mundo y luego agradecer por sentir, respirar para relajarme, percibir como los latidos parecen tambores retumbando, manejar la tolerancia al limite, sonreír por cortesía, la manía de irme y la costumbre de regresar.

Me gusta ser valiente pero generalmente me abruma más de lo que me resulta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s