Vacios I

Extinguirse, Valentía

El escenario es este: yo reproduciendo mis viejas pasiones sin encontrar algo que pueda rescatar. Y aunque todo el tiempo me doy cuenta del juego perverso en el que caí, me divierte a veces ser la vencida y seguir y no parar con el caos. Abrumarse por sentir tanto, pero agradecer que existe aún ese soplo de vida, que aunque molesta es esperanza.

En cambio esto de estar seca por dentro y no sentir nada es agotador en todo sentido. Uno ya no bebe con ganas, ni come con apetito, ni desea amar con un chingo de fuerza, solo se sienta a ver el desastre de vidas pasar y esperar contagiarse del movimiento caótico de la ciudad. Deja que la corriente le lleve por donde plazca, y a pesar de eso, no se conforma con pequeñeces. Y cuando uno ya está bien podrido en la maestría de manejarse con simpleza, decide arrastrar a otros (que en el fondo desean la misma mierda) y enseñarles un poquito del arte de observar los detalles para evitar mirar lo esencial. Siempre las cortinas, las máscaras, el ego defendiendo su participación en todo este chiste como un perro hecho rabia.

Si, noto la presencia de añoranzas vacías en mi corazón, es una forma de infierno que solita fui construyendo conforme los días pesaban y yo intentaba mantenerme ligera. Mi ego me duele cabrón, y eso solo es la primera parte para deshacerme de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s